ARTICULO 38

La Caja acordará préstamos a los escribanos jubilados o en ejercicio, y a sus derecho-habientes con goce de pensión.

Los préstamos serán destinados:

a) A la adquisición o construcción de la vivienda propia.

b) A la Adquisición o construcción de edificios para sus oficinas.

c) A ampliaciones y mejoras de la casa propia.

d) A la cancelación de deudas contraídas por el afiliado para adquisición, construcción o ampliación de su casa propia.

e) A la adquisición o construcción de la casa de fin de semana o descanso.

ARTICULO 39

Los préstamos a que se refiere el artículo precedente, se concederán hasta un máximo del cincuenta por ciento del valor de la obra o del cincuenta por ciento del monto de la deuda a que se refiere el inciso d) del mismo artículo. Estos préstamos estarán en un todo confeccionados a las posibilidades económicas de la Caja, y se adjudicarán por orden de prestación de las solicitudes, estando además sujetos a todo cuanto mayor abundamiento conceptúe necesario el Consejo Directivo y serán en todos los casos con garantía hipotecaria en primer grado, debiendo el inmueble que los motive, estar ubicado en la jurisdicción de la Provincia de San Luis.

ARTICULO 40

El plazo de estos préstamos será hasta de veinte años con el interés reajustable que fije el Consejo Directivo, el que no podrá ser menor del que cobren los bancos del orden Nacional, y/o el Banco de la Provincia de San Luis en similares tipos de operaciones.

ARTICULO 41

Los préstamos que otorgue la Caja, estarán exentos de todo impuesto.

ARTICULO 42

La Caja también podrá acordar préstamos personales a los beneficiarios a que se refiere este Capítulo, a su personal, permanente o contratado y al personal del Colegio de Escribanos de la Provincia de San Luis, en las condiciones, con las garantías, y por los montos e intereses que determine el Consejo Directivo.

ARTICULO 43

El Consejo Directivo dictará la reglamentación a que deberán ajustarse estos préstamos.